sábado, 4 de febrero de 2017

Libertad de Expresión en Peligro en Argentina

Toda la serie de pavadas que hemos escuchado en los medios a raíz de las declaraciones (opiniones) de Juan José Gómez Centurión a propósito de hechos históricos, no sorprenden ni asombran dada la estatura moral e intelectual de quienes las expresaron (baja estatura, que se entienda). Y quieren que les diga la verdad, que digan lo que quieran, no me preocupa. Más allá que a Gómez Centurión se lo castiga por tener los huevos de dar su opinión. Y decir algo cercano a la verdad.

Lo realmente preocupante es que se pretenda invalidar la opinión de alguien sobre hechos históricos que pareciera no pueden ser cuestionados.

Grave es también que el tibio presidente Macri no salga en defensa de Gómez Centurión, no en defensa de lo que dijo (seguramente Durán Barba no lo dejaría) sino en defensa de la Libertad de Expresión (no digo Libertad de Prensa porque es algo muy diferente).

La presencia de Victoria Villarruel y Aldo Rico en el programa Intratables de América TV no dejan duda de eso. Hay un relato histórico que no se puede cuestionar sin el riesgo que los monjes que custodian dicho mito (y los idiotas útiles que los secundan) los ataquen. 


Victoria es la presidente de Centro de Estudios Legales sobre el Terrorismo y sus Víctimas. Luego de expresar claramente su opinión y dejar mudos y sin palabras al panel de dicho programa, dada la precisión, contundencia y fundamentos de sus dichos, tuvo que tolerar que algunos mediocres periodistas que pululan en los medios como Gustavo Grabia, María Julia Olivan y especialmente Paulo Vilouta la cuestionaran porque Victoria no emitía una opinión sobre el dolor de los familiares de los desaparecidos. ¿le preguntan los mismos estos pusilánimes a las señoras Hebe y Estela cuando concurren a su programa?. Obviamente que no, porque adhieren a un relato y en caso que lo quisieran hacer, no lo hacen porque son unos cobardes.

En el programa subsiguiente, al cual volvieron a invitar a Victoria Villarruel y por primera vez a Aldo Rico, llevaron a la diputada Victoria Donda, que basa su carrera política en la desgracia que tuvo y no en sus dotes ni políticas, ni intelectuales ni humanas. Pobre Vicky Donda que estas apariciones no hacen más que agrandar ni exponer sus carencias. Incluso las humanas, cuando minimizó la desgracia de una persona presente en el estudio al cual la subversión de los '70 le mató a un hijo de 3 años. Esta persona le pidió que como diputada presentara una ley para reparar estas injusticias, ante lo cual Victoria clavó su mirada en su celular.

La cátedra que les dio Aldo Rico en varios temas que el triste panel desconocía en su totalidad (pero igual se atrevían a opinar) fue antológica. Ni un ataque quedó sin respuestas ni explicación, ídem con Victoria Villarruel. No sorprendió la ausencia del ex terrorista del ERP Eduardo Anguita en ambos programa. Poco tiene para decir.

Pero volvamos al tema central. la Policía del Pensamiento Único sigue en acción y no se detendrá hasta que ninguno de nosotros pueda emitir una opinión diferente a la del relato oficial, O hasta que nosotros se lo impidamos.


No hay comentarios.:

Buscá con Google

Google